foropuros_ads

El Credito - Petit Corona

Tema en 'Otras marcas' comenzado por Pablo Javier Sevilla, 22 de Diciembre de 2011.

  1. Pablo Javier Sevilla

    Pablo Javier Sevilla Aprendiz

    Mensajes:
    6.644
    Por la proverbial generosidad de Ariel (Arisoft2000), llego a mis manos en la última reunión en Buenos Aires,
    un ejemplar de “El Crédito”, tabaco este que nunca había tenido la oportunidad de probar antes…

    IMG_1475 (Small).JPG

    Cigarro de pueblo, cigarro de provisión en Cuba, tanto como el “Reloba”, los cuales son los que normalmente fuman los cubanos,
    dejando ya de lado los de carácter independiente o como se les denomine….

    Estos son cigarros con anilla, de los que el pueblo dispone, trabaje o no en el tabaco…

    Que habría que esperar de un tabaco así?

    Por lo pronto, sabemos que no es un “Alta Regalía”, ni en su composición ni en su armado,
    sino que simplemente es el tabaco que fuman en el País del tabaco, así que considero merece,
    sino una cata con tercios y todo aquello que acostumbramos, al menos si una reseña,
    en el afán de acercar a los amigos ciertas impresiones que la mayoría de las veces no tenemos posibilidad de apreciar,
    a menos que hayamos viajado a Cuba o tengamos la suerte de tener a alguien que lo haya hecho…

    El cigarro, a la vista, es de una linda capa colorado claro…
    Linda por el color, seamos honestos, ya que en lo que es su capa y terminación,
    esta aun un escalón más abajo que las brevas de Quintero o que los Piedra más baratos…

    Lo adorna una anilla de un papel comun, color azul con letras blancas, la que supongo que solo debe cumplir la función de identificar la fumada
    y diferenciarla de aquellos puros hechos directamente por un torcedor con el tabaco que consiga “por allí”.

    Capa con muchas nervaduras, buen color, cortamos con doble hoja y comprobamos el tiro en frío, que es bueno,
    quizás debido al armado en el que se notan ciertos faltantes de tabaco, lejos de la consistencia en el torcido de un Alta Regalía.

    Aroma apenas perceptible, simple y sencillo, a tabaco…

    No lo medí sino con la vista, mas considero que seria algo así como una vieja Media Corona de Quintero (Petit Corona) (40 x 126).

    Damos vida a nuestro amigo y forma perfecta brasa rápidamente…
    El tiro es bastante abierto, contundente diría…

    Como no voy a dividir esta fumada por tercios, creo mejor hacerlo por sensaciones…
    Al comienzo, se pronuncian ciertas notas de madera en forma predominante…
    La fortaleza es suave a media, con algún picor en los labios, mas agradable de por si, no imperativo,
    retrogusto dulce sin empalagar.
    El paso por nariz es normal, sin destaques...
    El humo es azul, llena la habitación de olor a tabaco cubano, hecho este que siempre es de agradecer…
    Es un puro amable, por lo menos, por ahora…

    Prosiguiendo la fumada, uno deja de prestarle atención ya que el purito transcurre bien,
    sin fuegos de artificio pero sin notas discordantes, herbáceas o metálicas…
    La ceniza es gris negruzco, bastante endeble, por lo antes dicho del armado…

    A medida que lo fumamos, aumenta su fortaleza a un grado medio a medio/fuerte,
    lo cual es bienvenido…
    La madera del principio ha dejado de estar y si uno se esfuerza, nos regala ciertas cumbres cítricas mezcladas con miel,
    mas, bien digo, si uno se esfuerza…

    Y creo que por allí no pasa el tema, sino, por simplemente, disfrutar de su honestidad…

    Y he aquí la cuestión…

    Dejándome llevar por la vista, el tacto, el aroma y mi predisposición, la reseña pasa a un segundo plano,
    dejando paso a determinadas ensoñaciones, las cuales no se si las inspira el puro, mi estado de melancolía,
    el humo que esta presente o es algo que tiene dentro esta labor…

    Serán los famosos duendes, quizás el ángel del tabaco?
    No lo se, ciertamente, mas algo transmite en su querer decir, asi que decido dejarlo hablar…


    Ceyaotl, acicateado por su deseo de ser un verdadero guerrero, corría y corría, sin descanso,
    aun habiéndolo hecho todo el día…
    El corazón saltaba de su pecho, más debía llegar a tiempo a la ceremonia, debía presenciarla…

    En su tribu, el verdadero ritual de guerra era, antes de la batalla, recibir el soplo divino de parte del Chaman Ilhuitemoc,
    el soplado del polvo especialmente preparado de esa planta, tan grande y bonita, de hermosas flores,
    tan antigua, tan especial, la que habitaba esos suelos desde antes que ellos, la que había sido regalada por los dioses para el hombre….

    Todo guerrero era insuflado de este polvo, otorgándole singular valentía en la certeza que cada antiguo habitante de la tierra volvía a vivir,
    renovado y feroz, en el…

    También y como sentido de aceptación e iniciación cuando alguien cumplía sus trece años,
    momento en el que dejaba de ser un niño y pasaba a ocuparse de “cosas de hombres”…

    En esa ceremonia, que Ceyaotl quería ver sin dilaciones, el aire de los dioses, en forma de aromático humo,
    junto a los espíritus de los antiguos guerreros de la raza, entraban al ser respirados, en el cuerpo del niño y lo convertían,
    por obra divina, en hombre adulto…

    Su padre, pensaba, era un guerrero estimado, su abuelo lo había sido y el, el iba a serlo también.

    El chaman, tiempo atrás y ante los ruegos del niño, muchas veces se había negado a consentir esa apurada iniciación…
    ¿Como un niño de apenas nueve años iba a ser un hombre?, decía…

    Todos lo entendían menos el, el niño, para quien solo importaba ser quien sabía que podía ser….

    Cuanto mas corría, mas fuerte, sin embargo, se hacia su propósito…

    Al fin llego al lugar, escondiéndose entre las hojas de la divina planta…

    Dejarse caer, agotado, y abrir bien grandes los ojos fue una sola cosa…

    Vio en una ronda a los elegidos, y al chaman delante de ellos, en sus manos la tinaja con el tabaco humeando sobre los rescoldos.
    Un ayudante sostenía una especie de recipiente, una copa, con el pico de un águila en uno de sus lados
    y con una boquilla asemejando la cola en el lado inverso, instrumento este con el cual el chaman se disponía
    a soplar el tabaco molido en la nariz y boca de cada uno de los iniciados…

    Sabía Ceyaotl que este era el momento culminante y estaba allí para observarlo todo…
    ¡Al fin poder estar, si bien no siendo parte, en esta ceremonia…!


    El cansancio y el dejarse llevar por las imágenes casi le hicieron entrar en un sopor,
    donde ya no distinguía si veía o soñaba aquello…
    Sus amigos ya no le harían bromas por su físico escuálido, ni se burlarían diciéndole que jamás seria un guerrero de verdad…
    Su madre estaría orgullosa de el, de su coraje y determinación…

    Un sonido, como el de un animal cuando pisa hojas secas, lo alerto sacándolo del trance…

    Un grito ahogado, imperativo, cayo sobre el al mismo tiempo que las puntas de lanzas lo rodearon….

    ¿Que hacia allí ese niño? Se preguntaron los guardias…
    ¿No sabia de lo prohibitivo de la ceremonia?

    Se abalanzaron sobre Ceyaotl, tratando de apresarlo, mas el niño era ágil, parecía una serpiente de tan veloz e inasible….
    Finalmente, acorralado, les gritaba, llorando, que el también era un guerrero y que no se iría de allí,
    que el también quería ser parte…
    Sus manos se enrollaron a las hojas de las plantas de tabaco, como anudándose en ellas, como enraizándose,
    asiéndose al suelo que les daba vida…
    Quizás los dioses le permitieran ser uno con la Madre Tierra…

    Pero ya era tarde….
    Los guardias tomaron al niño y tiraban de sus brazos, mas este no soltaba las hojas….
    La fuerza que hacia fue rompiendo cada una, lastimando sus manos y quedando en ellas los trozos de la planta….

    No se soltaría, pero los adultos pudieron mas que el….

    Pasada esa noche atado y encerrado, fue llevado con su padre al amanecer,
    con la advertencia de que debía cuidarlo y no permitir que se volviera a escapar…
    Solo así lo dejaron con el, asegurándose que castigara con rigor al niño….

    Su padre, ya sabiendo desde siempre los deseos de su hijo, y en un gesto de ternura inhabitual en un guerrero,
    ya a solas, tomo su carita entre sus manos, y arrodillándose, le sonrió, pidiéndole que no volviera a hacer eso,
    que ya tendría tiempo de ser, el también, un gran guerrero, cuando las lunas pasaran y creciera fuerte como el Sol…

    Ceyaotl, aun mojadas sus mejillas del llanto y la impotencia por sentirse descubierto,
    le mostró a su padre lo que tenía en las manos, su tesoro…

    Las tiras de las hojas del tabaco, habían lastimado la piel de sus manos, y de tan estrujadas, mustias,
    casi secas, estaban en ellas, ensangrentadas, formando un abanico, algo enrollado y dispar,
    sostenido en su forma por la sangre del niño….

    Su padre, delicadamente, separo los dedos de su hijo uno a uno, tomo esos pedazos de hojas enrolladas y besándolas,
    las elevo al cielo, en ofrenda, y las arrojo al fuego familiar, que crepitaba en un costado de la estancia…

    El humo que manaba, aromático, denso y omnipresente, formaba espirales que se elevaban al firmamento,
    como queriéndose unir a los dioses, a la vez envolviéndolos, abrazándolos, dándoles cobijo y calidez…

    Padre e hijo, unidos, sintieron latir, muy juntos, sus corazones, entendiendo que los dioses,
    en ese humo, en ese aroma, intentaban decirles algo, comunicarse con ellos, transmitirles su sabiduría y apoyo.
    La conjunción de las hojas y la sangre del niño, el fuego y la tierra, habían hablado en su nombre,
    llevándose hacia el cielo sus deseos…

    Algo, muy para si, le decía a Ceyaotl, que esa unión de sangre, ese pacto entre el hombre,
    la tierra y el espíritu que vive en el tabaco, jamás se quebraría, jamás se perdería…




    Llegado el final de esta labor, bien de pueblo como ya se ha dicho, llega el final de esta historia que el mismo me contó…

    Tabaco honesto, parecido en determinados puntos a una breva de Quintero, es un hecho que habrá mejores,
    de seguro muchos torcedores, independientes o no, legales o no se que, armaran variadas delicias en forma de rollo,
    mucho mejores que este ejemplar que tuvimos la alegría de disfrutar…

    Aun así, este purito, de seguro hecho con rezagos, de seguro torcido por manos de principiante,
    de seguro terminado sin controles de calidad a la usanza, de seguro desmerecido y menospreciado,
    nos regala algo que, muchas veces, nos cuesta encontrar en tabacos de mayor porte y precio….

    Honestidad y alma…

    Honestidad, ya que no miente en lo que es, sus orígenes o sus pretensiones de familia…

    Alma, si, de todos aquellos que viven de esta industria, que la gozan y la sufren
    y que ofrecen el mejor de sus esfuerzos para lograr el disfrute de otros, como nosotros,
    que quizás nunca en la vida estrechemos sus manos de campesino, mas valoramos cada gota de esfuerzo
    y cariño puestos en su trabajo día a día…

    Eso es lo que vale, y eso es aquello que este "El Credito" nos regala de si…!

    Felicidades mis amigos, y buenísimos humos!
     
    Última modificación por un moderador: 15 de Septiembre de 2014
  2.  
    Loading...
  3. marcegarri

    marcegarri Maestro

    Mensajes:
    4.177
    RE: El Credito, Cuba -Reseña-

    Es la mejor cata que he leído en mi vida. Enhorabuena por ser testigo de tan bella confesión.

    Hace unos meses fumé un tabaco cubano de racionamiento. Un "La Casita Criolla" de características idénticas a las que perfectamente describes Pablo.

    Un fortísimo abrazo y Felicidades por regalarnos esta inédita cata/relato
     
    A Pablo Javier Sevilla le gusta esto.
  4. Don Gumaro

    Don Gumaro Embajador Jarocho

    Mensajes:
    4.209
    RE: El Credito, Cuba -Reseña-

    Che,
    Gracias por la ilustrativa cata y foto.
    Movido de La Taberna a / Análisis de puros habanos / Otras marcas.
    Saludos.
     
    A Pablo Javier Sevilla le gusta esto.
  5. Valedor

    Valedor Belicoso

    Mensajes:
    184
    RE: El Credito, Cuba -Reseña-

    Habrá que probarlos sin duda...tabaco hecho por y para el pueblo cubano...gracias por la cata! saludos.
     
    A Pablo Javier Sevilla le gusta esto.
  6. Pablo Javier Sevilla

    Pablo Javier Sevilla Aprendiz

    Mensajes:
    6.644
    RE: El Credito, Cuba -Reseña-

    Me sonrojo por tu comentario Marce...

    Gracias, mas no lo merezco habiendo tanto buen conocedor y mejor escritor en nuestro Foro...

    De corazon igualmente, mi amigo Marce, gracias!
     
    A marcegarri le gusta esto.
  7. Pablo Javier Sevilla

    Pablo Javier Sevilla Aprendiz

    Mensajes:
    6.644
    RE: El Credito, Cuba -Reseña-

    Gracias DonGu por tu gentileza y rapidez...!
     
    A Don Gumaro le gusta esto.
  8. marcegarri

    marcegarri Maestro

    Mensajes:
    4.177
    RE: El Credito, Cuba -Reseña-

    Tengo recuerdos verdaderamente memorables en las cavas de mi padre..., Él también tuvo que quitarme de las manos hojas torcidas en forma de habanos: de campanas de Sancho Panza, de magníficos Montecristos Nº 2, de los superiores 898, aunque de todos ellos, mis preferidos eran las grandes coronas de Sancho Panza, ver y oler aquellos puros era realmente maravilloso y mágico. Mi padre me decía aquello de: "dejo eso hijo mío que es muy delicado" a lo que yo respondía, "es que huelen muy bien papá"

    :p:p:p:p

    Pero qué grande eres Pablo coño!!!
     
    A P. IVÁN, GANDALF, Leibnitzqx y 3 otros les gusta esto.
  9. pennellies

    pennellies Prominente

    Mensajes:
    329
    RE: El Credito, Cuba -Reseña-

    Me uno a la opinión de marce.Una cata y una historia increíble.Da gusto leerte,Pablo.Enhorabuena.
     
    A Pablo Javier Sevilla y marcegarri les gusta esto.
  10. Juan

    Juan Maestro

    Mensajes:
    3.974
    RE: El Credito, Cuba -Reseña-

    La verdad, es que tus escritos trascienden a lo que entendemos por la reseña de una fumada, o por simplemente mostrar las impresiones que un cigarro nos ha brindado; siempre vas más allá, alcanzando magistralmente, la quintaesencia del relato, mis sinceras felicidades y mi agradecimiento por compartir tus escritos.

    Por otro lado, este tipo de humildes pero honestos cigarros que fuma el común de los cubanos, merecían sin duda el homenaje que les has dedicado; afortunadamente he tenido ocasión de fumar estos mismos cigarros 'El Crédito', y un par de marcas más de características similares (los 'Moya' de Gramma y los 'Selectos' de Holguín), y estoy completamente de acuerdo con las sensaciones que te han proporcionado, que creo han sido en esencia: Alma Guajira.

    Pablo Javier, felicidades y gracias de nuevo.
     
    A GANDALF, Don Gumaro y Pablo Javier Sevilla les gusta esto.
  11. GANDALF

    GANDALF Epicur

    Mensajes:
    1.267
    RE: El Credito, Cuba -Reseña-

    Muchas gracias por tan bella cata/relato, tu relato me transporto y veia en memente a los actores del mismo, eres un romantico.

    tendre que probar algun dia uno de estos tabacos.

    de nuevo muchas gracias

    Saludos
     
    A Pablo Javier Sevilla le gusta esto.
Loading...

Temas Similares
Foro Título Fecha
República Dominicana EL CRÉDITO SERIE R Nº5 16 de Septiembre de 2015
República Dominicana El Crédito - Serie R - N°6 3 de Agosto de 2010
General Thank you y "el credito" 31 de Mayo de 2010
República Dominicana El Crédito - Serie R N°3 (E.P.C.) 7 de Mayo de 2010
República Dominicana El Crédito - Serie R N°4 - Robusto (E.P.C.) 30 de Abril de 2010

Comparte esta página